pizza cacera pprtda jpg

Pizza Casera

Esta receta de pizza casera es una deliciosa creación culinaria que combina una masa suave y esponjosa con una variedad de ingredientes sabrosos. Desde la base de la masa hasta el saborizante de los ingredientes que se agregan, la pizza casera ofrece una experiencia personalizada y reconfortante para el paladar. Puede ser una comida rápida y satisfactoria que se adapta a diferentes gustos y preferencias.


Receta de Pizza casera

Receta de Pizza casera

5.0 de 1 Voto

La pizza casera combina una masa deliciosa con una variedad de ingredientes sabrosos, ofreciendo una experiencia culinaria personalizada y satisfactoria.

Curso RecetaCocina PastasDificultad Media
Cantidad

8

Porciones
Preparación

1

hour 

30

minutos
Cocción

20

minutos
Calorias

300

kcal

Ingredientes

  • Para la masa
  • 2 1/2 tazas de Harina de trigo

  • 1 cucharadita de Levadura seca activa

  • 1 cucharadita de Azúcar

  • 1 cucharadita de Sal

  • 1 taza de Agua tibia

  • 2 cucharadas de Aceite de oliva

  • Ingredientes para el topping:
  • Salsa de tomate

  • Queso mozzarella rallado

  • Ingredientes adicionales como pepperoni, champiñones, pimientos, cebolla, jamón, piña etc. (opcional)

Instrucciones

  • En un tazón grande, mezcla la levadura seca activa, el azúcar y el agua tibia. Deja reposar durante 5 minutos, o hasta que la mezcla se vuelva espumosa.
  • Agrega la harina y la sal al tazón con la levadura. Mezcla hasta formar una masa suave y elástica. Si la masa está demasiado pegajosa, puedes agregar un poco más de harina.
  • Amasa la masa sobre una superficie enharinada durante unos 5-7 minutos, o hasta que esté suave y elástica.
  • Engrasa otro tazón con aceite de oliva y coloca la masa en él. Cubre el tazón con un paño húmedo o papel film y deja reposar en un lugar cálido durante aproximadamente 1 hora, o hasta que la masa duplique su tamaño.
  • Precalienta el horno a 220°C (425°F).
  • Una vez que la masa haya duplicado su tamaño, colócala sobre una superficie enharinada y amásala brevemente para quitar el aire.
  • Estira la masa en la forma deseada para tu pizza. Puedes hacer una pizza redonda o rectangular según tu preferencia.
  • Transfiere la masa estirada a una bandeja para hornear previamente engrasada o forrada con papel de horno.
  • Extiende una capa de salsa de tomate sobre la masa y esparce generosamente el queso mozzarella rallado.
    (No se guie por la imagen, la masa debe seguir sobre la bandeja)
  • Agrega los ingredientes adicionales de tu elección, como pepperoni, champiñones, pimientos, cebolla, jamón, etc.
  • Hornea la pizza en el horno precalentado durante unos 12-15 minutos, o hasta que la masa esté dorada y el queso esté burbujeante y ligeramente dorado.
  • Retira la pizza del horno y déjala reposar unos minutos antes de cortarla y servirla.

Notas

  • Preparación de la masa: Asegúrate de que la levadura esté activa y fresca para obtener una masa bien levantada. Deja reposar la masa en un lugar cálido para que fermente adecuadamente y se vuelva esponjosa.
  • Amasado adecuado: Amasa la masa lo suficiente para desarrollar el gluten y obtener una textura elástica. Evita amasar en exceso, ya que puede hacer que la masa se vuelva dura.
  • Salsa de tomate: Utiliza una salsa de tomate de buena calidad y sazónala con hierbas y especias como orégano, albahaca o ajo para realzar el sabor.
  • Ingredientes frescos: Utiliza ingredientes frescos y de calidad para obtener un sabor delicioso. Puedes experimentar con una variedad de ingredientes como quesos, carnes, verduras y hierbas según tus preferencias.
  • Precalentamiento del horno: Asegúrate de precalentar el horno a una temperatura alta para obtener una base crujiente y un derretimiento adecuado del queso.
  • Temperatura de cocción: Ajusta la temperatura y el tiempo de cocción según el grosor de la masa y los ingredientes utilizados. Si la pizza está demasiado dorada en la parte superior pero la base aún no está bien cocida, puedes cubrir la parte superior con papel de aluminio para evitar el exceso de dorado.
  • Cortado y servido: Deja reposar la pizza recién salida del horno durante unos minutos antes de cortarla. Esto permitirá que los ingredientes se asienten y la pizza sea más fácil de manejar.
  • Personalización: No tengas miedo de experimentar con diferentes combinaciones de ingredientes y sabores. La pizza casera es una excelente oportunidad para dejar volar tu creatividad culinaria.

Información nutricional

  • Calorias 300kcal
  • Carbohidratos 35g
  • Proteina: 10g
  • Grasas 12g
pizza cacera

Comer pizza casera y la referencia a la salud

Los beneficios para la salud de la pizza casera pueden variar según los ingredientes y las elecciones que se hagan al prepararla. Aquí hay algunos posibles beneficios:

  1. Nutrición equilibrada: Puedes controlar los ingredientes que utilizas en la pizza casera, lo que te permite equilibrar los nutrientes. Puedes agregar verduras, proteínas magras y opciones de queso más saludables para crear una pizza más nutritiva.
  2. Ingesta de verduras: La pizza casera puede ser una excelente manera de incorporar una variedad de verduras en tu dieta. Agrega toppings como espinacas, pimientos, champiñones, tomates y cebollas para aumentar el contenido de nutrientes y fibra.
  3. Calcio y proteínas: Dependiendo de los ingredientes que elijas, como queso mozzarella y proteínas como pollo o pescado, la pizza casera puede proporcionar una buena fuente de calcio para la salud ósea y proteínas para la reparación y el crecimiento muscular.
  4. Antioxidantes: Si optas por utilizar ingredientes ricos en antioxidantes, como tomates, aceitunas negras o aceite de oliva extra virgen, puedes obtener beneficios antioxidantes que ayudan a combatir el estrés oxidativo y proteger contra enfermedades crónicas.
  5. Placer y satisfacción: Disfrutar de una comida sabrosa y casera puede tener beneficios emocionales y psicológicos, brindando una sensación de satisfacción y placer.

Sin embargo, es importante recordar que los beneficios para la salud de la pizza casera dependerán de las elecciones de ingredientes y las porciones consumidas. Controla el tamaño de las porciones, utiliza ingredientes de calidad y equilibra tu dieta en general para obtener beneficios óptimos para la salud.

Historia de la pizza casera

La pizza es uno de los platos más icónicos y populares de la gastronomía mundial, con una historia que se remonta a la antigua Roma, aunque la versión moderna que conocemos hoy en día se desarrolló en Italia. Aquí hay un resumen de su historia:

  1. Antecedentes en la Antigua Roma: Aunque no se parecía a la pizza moderna, hay evidencia de que los antiguos romanos consumían una especie de pan plano cubierto con diferentes ingredientes, como aceite de oliva, hierbas y queso. Este platillo, conocido como “picea”, es considerado por muchos como el precursor de la pizza.
  2. Desarrollo en Italia: La versión más cercana a la pizza moderna se originó en la ciudad de Nápoles, Italia, durante el siglo XVII. En esta región, los panaderos comenzaron a agregar tomate, un ingrediente traído del Nuevo Mundo, a sus panes planos. La adición de tomate le dio un sabor distintivo a la masa y pronto se convirtió en un plato popular entre la población local.
  3. La Margherita: En 1889, la pizza Margherita, una de las pizzas más famosas y clásicas, fue creada en honor a la reina Margarita de Saboya durante una visita a Nápoles. Esta pizza particular estaba cubierta con tomate, mozzarella y albahaca para representar los colores de la bandera italiana: rojo, blanco y verde.
  4. Expansión Internacional: La pizza se popularizó rápidamente en Italia y eventualmente se extendió por todo el mundo a través de la emigración italiana. En el siglo XX, especialmente después de la Segunda Guerra Mundial, la pizza se convirtió en un fenómeno global, especialmente en Estados Unidos, donde la comunidad italiana la llevó y adaptó a las preferencias locales.
  5. Variedades y Adaptaciones: A medida que la pizza se extendió por el mundo, cada región desarrolló sus propias variaciones y estilos de pizza. Desde la fina y crujiente pizza napolitana, hasta la gruesa y esponjosa pizza estilo Chicago, pasando por la creatividad de las pizzas gourmet con una amplia gama de ingredientes, la pizza ha evolucionado para adaptarse a los gustos locales y las preferencias personales.

En resumen, la pizza es un plato con una historia rica y diversa que se ha extendido por todo el mundo, convirtiéndose en un alimento básico en la dieta de muchas culturas y generaciones.

Quiza te pueda gustar: Lasaña de calabacín y berenjena

Creditos imagenes: Freepik

Un comentario

  1. Pingback: Recetamos - Cordon Bleu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.