Pollo Frito Recetas de cocina
Pollo Frito Recetas de cocina

Pollo Frito

Explora nuestra receta de Pollo Frito sureño, la autenticidad del sur de Estados Unidos con un plato clásico que evoca nostalgia y tradición.

En este artículo, te guiaremos paso a paso a través del proceso de preparación, desde la marinada en suero de leche hasta la fritura perfecta para obtener un pollo crujiente por fuera y tierno por dentro.

Descubre los secretos para sazonar tu harina con las especias adecuadas y aprende técnicas para conseguir un pollo frito que hará que tus invitados pidan más. Únete a nosotros en este viaje culinario y permite que el aroma irresistible del pollo frito sureño llene tu cocina.


Pollo Frito

Pollo Frito

5.0 de 1 Voto

Explora el sabor clásico y reconfortante del pollo frito sureño con esta receta auténtica. Comienza con piezas de pollo marinadas en suero de leche para garantizar una jugosidad incomparable y un sabor excepcional. Luego, empana el pollo en una mezcla de harina sazonada con especias aromáticas como pimienta, paprika y ajo en polvo. Fríe cada pieza hasta lograr una perfección crujiente y dorada, manteniendo los jugos sellados en su interior. El resultado es un pollo frito que deleitará tu paladar con cada bocado, ofreciendo una experiencia culinaria verdaderamente satisfactoria y llena de sabor.

Curso RecetaCocina AvesDificultad Fácil
Cantidad

6

Porciones
Preparación

15

minutos
Cocción

minutes
Calorias

kcal
Tiempo total

0

minutes

Ingredientes

  • 1 pollo entero, cortado en piezas

  • 2 tazas de suero de leche

  • 2 tazas de harina para todo uso

  • 2 cucharadas de condimento para pollo o sazonador criollo

  • 1 cucharadita de sal

  • 1 cucharadita de pimienta negra molida

  • 1 cucharadita de paprika

  • 1 cucharadita de ajo en polvo

  • 1 cucharadita de cebolla en polvo

  • Aceite vegetal para freír

Instrucciones

  • Marinar el pollo: Coloca las piezas de pollo en un recipiente grande y cúbrelo con suero de leche. Deja marinar en la nevera durante al menos 4 horas o preferiblemente durante la noche. El suero de leche ayuda a ablandar el pollo y le da un sabor delicioso.Marinando pollo frito
  • Preparar la mezcla de harina: En un plato grande o un tazón poco profundo, mezcla la harina, el condimento para pollo, la sal, la pimienta negra, la paprika, el ajo en polvo y la cebolla en polvo. Asegúrate de que todos los ingredientes estén bien combinados.Ingredientes para el pollo frito
  • Empanar el pollo: Saca las piezas de pollo del suero de leche y sécalas ligeramente con papel de cocina. Luego, pasa cada pieza de pollo por la mezcla de harina, asegurándote de cubrir completamente cada pieza. Sacude el exceso de harina y coloca las piezas empanadas en una bandeja o plato limpio.Apanando pollo frito
  • Calentar el aceite: En una sartén grande o una olla profunda, calienta suficiente aceite vegetal para sumergir las piezas de pollo. La temperatura ideal del aceite debe estar alrededor de 350°F (175°C).Calentar Aceite
  • Freír el pollo: Con cuidado, coloca las piezas de pollo empanizadas en el aceite caliente, asegurándote de no amontonarlas demasiado. Cocina el pollo en lotes si es necesario para evitar que el aceite se enfríe demasiado rápido. Fríe el pollo durante aproximadamente 15-20 minutos, volteándolo ocasionalmente, hasta que esté dorado y cocido por completo. La temperatura interna del pollo debe alcanzar los 165°F (74°C).Pollo frito en freidora
  • Escurrir y servir: Una vez que el pollo esté dorado y crujiente, retíralo del aceite y colócalo sobre papel de cocina para que escurra el exceso de grasa. Sirve caliente y disfruta de este delicioso pollo frito sureño.

Notas

  • Marinado prolongado: Deja que el pollo se marine en suero de leche durante al menos 4 horas o incluso toda la noche. Esto ayudará a que el pollo quede más tierno y jugoso.
  • Secado adecuado: Antes de empanar el pollo, asegúrate de secarlo bien con papel de cocina para eliminar el exceso de suero de leche. Un pollo más seco facilitará que la harina se adhiera correctamente y logre una textura crujiente.
  • Mezcla de harina bien sazonada: Añade una variedad de especias y condimentos a tu mezcla de harina para darle sabor al pollo. Puedes incluir pimienta, paprika, ajo en polvo, cebolla en polvo, entre otros, según tu preferencia.
  • Temperatura del aceite adecuada: Asegúrate de que el aceite esté a la temperatura adecuada (aproximadamente 350°F o 175°C) antes de añadir el pollo. Un aceite muy frío puede hacer que el pollo absorba demasiada grasa, mientras que un aceite demasiado caliente puede quemar el empanizado antes de que el pollo esté completamente cocido por dentro.
  • Freír en lotes: No amontones demasiadas piezas de pollo en el aceite caliente. Freír en lotes asegurará que el pollo se cocine de manera uniforme y mantendrá la temperatura del aceite más estable.
  • Escurrir el exceso de grasa: Una vez que el pollo esté frito y dorado, colócalo sobre papel de cocina para que absorba el exceso de grasa antes de servirlo. Esto ayudará a que el pollo tenga una textura más crujiente y menos grasosa.
  • Prueba de cocción: Para asegurarte de que el pollo esté completamente cocido por dentro, puedes usar un termómetro de cocina para verificar que la temperatura interna alcance los 165°F (74°C).
Pollo Frito
Pollo Frito

Pollo Frito y la salud

Si bien el pollo frito no se considera un alimento especialmente saludable debido a su alto contenido de grasas y calorías, el pollo en sí mismo proporciona una serie de beneficios para la salud cuando se prepara de manera más saludable, como asado, a la parrilla o al horno. A continuación, algunos de los beneficios del pollo en general:

  1. Alto contenido proteico: El pollo es una excelente fuente de proteínas, que son esenciales para la reparación y el crecimiento de los tejidos musculares, así como para mantener la salud en general.
  2. Bajo en grasas saturadas: Si se elimina la piel y se cocina sin empanizar ni freír, el pollo es una opción baja en grasas saturadas, lo que puede ser beneficioso para la salud cardiovascular.
  3. Fuente de nutrientes: El pollo contiene una variedad de vitaminas y minerales importantes, como vitamina B6, vitamina B12, zinc, hierro y niacina.
  4. Versatilidad: El pollo es un alimento versátil que se puede incorporar en una amplia variedad de platos saludables, como ensaladas, sopas, guisos y más.
  5. Ayuda en la saciedad: La proteína del pollo puede ayudar a aumentar la sensación de saciedad, lo que puede contribuir a controlar el apetito y la ingesta calórica.

Es importante tener en cuenta que los beneficios para la salud del pollo pueden verse afectados por la forma en que se prepara. Freír el pollo, por ejemplo, añade grasas y calorías adicionales, lo que puede contrarrestar algunos de los beneficios mencionados anteriormente. Por lo tanto, se recomienda optar por métodos de cocción más saludables, como asar, hornear o cocinar a la parrilla, y limitar el consumo de pollo frito como parte de una dieta equilibrada y variada.

Historia del Pollo Frito

La historia del pollo frito es fascinante y tiene varias ramificaciones a lo largo del tiempo y diferentes culturas. Aquí hay un resumen de cómo el pollo frito llegó a ser un plato icónico en la cocina mundial:

  1. Orígenes africanos: La técnica de freír pollo puede rastrearse hasta las prácticas culinarias de África Occidental, donde el pollo era marinado en especias y luego frito en aceite de palma. Estas técnicas se transmitieron a través del comercio de esclavos y la diáspora africana.
  2. Influencia escocesa: Aunque el pollo frito tiene raíces africanas, la versión moderna y popular del pollo frito se atribuye a la cocina del sur de Estados Unidos, donde se combinaron influencias africanas, escocesas e incluso francesas. Los escoceses que emigraron al sur de Estados Unidos trajeron consigo técnicas de freír alimentos en sartén, que se adaptaron para utilizar el pollo, un alimento más accesible en la región.
  3. Cocina sureña de Estados Unidos: En el sur de Estados Unidos, especialmente en el siglo XIX, el pollo frito se convirtió en un plato básico en la cocina sureña. Se popularizó en las zonas rurales, donde el pollo era una de las pocas proteínas disponibles y la técnica de freír era una forma eficaz de cocinarlo.
  4. Restaurantes y cadenas de comida rápida: A medida que el pollo frito ganaba popularidad en los hogares del sur, también se comenzó a servir en restaurantes. Kentucky Fried Chicken, fundado por Harland Sanders en la década de 1950, ayudó a popularizar el pollo frito a nivel nacional e internacional. Otras cadenas de comida rápida y restaurantes sureños siguieron su ejemplo.
  5. Icono de la comida estadounidense: Con el tiempo, el pollo frito se convirtió en un plato icónico de la cocina estadounidense, apreciado por su sabor crujiente y su textura tierna. Ha sido adoptado en todo el mundo y adaptado a diversas culturas culinarias.

Hoy en día, el pollo frito se disfruta en todo el mundo en una variedad de formas y estilos, desde los platos caseros tradicionales hasta las interpretaciones modernas en restaurantes de alta cocina. Su historia refleja la influencia de diversas culturas en la evolución de la cocina global.


Quiza te pueda interesar: Galletas de Jengibre

Credito imagenes: Freepiks